• Verónica

Iluminación: Tu mayor aliada

Relegada en ocasiones hasta el final, el diseño de la iluminación es parte fundamental en cualquier estancia de tu hogar.


El origen de cualquier proyecto de iluminación es conseguir con la luz artificial los efectos de la luz natural: estudiar el contraste es esencial. Iluminar sin deslumbrar es el reto principal.


Para ello debemos tener claro, como siempre, cuáles son los objetivos que deseamos alcanzar: crear calidez, realizar tareas, diferenciar espacios, destacar, decorar…




Necesitaremos entonces conseguir luz general o difusa y luz puntual para lo que elegiremos diferentes elementos que se complementen combinando más de un tipo para que el espacio funcione consiguiendo un equilibrio luminoso.

Vamos a repasar los tipos de luminarias que puedes utilizar:


Las volumétricas emiten luz por todas las direcciones. Suelen utilizar pantallas difusoras y evitan las sombras porque Iluminan toda la estancia por igual.


También podemos tener luz mixta, que es la que nos proporcionan las volumétricas que emiten luz por debajo, por arriba o alrededor o, lo que es lo mismo, luz semidirecta.


Los focos: esta luz proyecta un haz directo. Empotrables o de superficie, en los primeros tendríamos el llamado downlight, utilizado en cocinas normalmente, donde necesitamos esa luz directa para trabajar. En la pared le llamamos apliques, y pueden llevar pantalla para difuminar y ser orientables y/o regulables en su intensidad. También podemos empotrarlos en el suelo para que la luz bañe una pared que queramos resaltar.

Otra luz potente puede ser utilizada como luz rasante o rebotada: oculta detrás de algún elemento decorativo como una cornisa, se utiliza también para dar importancia a aquello que señala.



¿Cómo acertar? Utilizando una iluminación general o difusa y añadiendo contrastes con la luz focal.





Además tendrás que tener en cuenta la temperatura del color: luz cálida o fría. Esto se ve con los “grados K”. Para una vivienda, lo normal será estar en torno a los 3000. Por debajo será más cálida o naranja y por encima nos vamos hacia una luz neutra (blanca). Más allá de los 5.500 tendremos una luz fría que puede llegar a ser azulada.




Preparad@? Ilumina tu casa, ilumina tu vida!